miércoles, 28 de marzo de 2007

Monte Arabí (Yecla)


El día 24 de marzo de 2007 hemos recorrido este mágico monte yeclano. Tiene 1065 metros de altitud y se encuentra a 15 km de Yecla, en el noroeste de su término municipal y a unos 35 km de Jumilla. Es un monte especial para todos los yeclanos ya que allí se han encontrado vestigios de todas las épocas históricas y prehistóricas y por su especial orografía.

Datos históricos:
- Del Neolítico son las pinturas esquemáticas de los abrigos del mediodía.
- De la época del bronce son los restos del poblado del cerro Arabilejo donde se pueden apreciar cazoletas, un gran calderón para recoger el agua, restos de la muralla…
- Durante la época íbera probablemente se usara la cantera próxima a la Cueva Horadada para hacer algunas construcciones del cercano Cerro de los Santos.
- Se ha encontrado próximo al monte un yacimiento iberorromano.
- Durante la época árabe se piensa que se produjo en el barranco de los Muertos una batalla entre Abderramán I y Ordoño II como lo atestiguan la gran cantidad de restos humanos encontrados así como trozos de armas.
- En el siglo XV se explota la madera del monte.
- En el siglo XVII se exterminaron algunos lobos en este monte.
- En el siglo XVIII se producen desmontes para ganar terrenos agrícolas. En el 1775 se coloca la primera piedra para la construcción de la Purísima de Tecla, utilizando para ello la piedra caliza de la cantera del monte Arabí.
- En el siglo XIX el monte es vendido a unos particulares, época en la que fue repoblado.
- En el siglo XX, concretamente en 1912 son descubiertas las pinturas rupestres por D. Julián Zuazo, que posteriormente compró el monte y protegió las pinturas. Visitan las pinturas importantes especialistas en el arte rupestre como Henri Breuil y Miles Burkitt. A finales de siglo el monte fue comprado por un médico de Elche hasta que el Ayuntamiento de Yecla se lo compró y volvió a ser propiedad municipal.

La ruta

Hemos entrado al monte por la carretera Yecla-Fuente Álamo tomando una pista asfaltada cuando ya estamos cerca, a mano derecha. Hemos pasado por delante de la casa de D. Lucio, pero no nos hemos cogido aquí el camino que sube a la casa del guardia, sino que hemos seguido por la carretera en dirección al aparcamiento que hay enfrente de las pinturas rupestres.
Una vez vistas, lo poco que se puede ver debido a su deterioro hemos empezado a subir por detrás de la tapia de las pinturas hasta encontrar una senda muy marcada que nos lleva hacia la solana, es decir, a la izquierda.
Hemos subido al cerro Arabilejo donde hemos observado los restos de las construcciones, cazoletas y canalillos y el gran calderón donde se recoge el agua de lluvia que escurre de la roca. Hemos vuelto al camino y hemos seguido hacia el oeste para empezar la subida por la parte más baja del monte, ya que sube el camino por la suave cuesta hasta que se convierte en senda que nos lleva a los cantiles y a la madama. Allí hemos observado el paisaje y hemos buscado un resel para almorzar. Una vez que hemos repuesto las fuerzas, hemos bajado ahora por el borde del cantil que da hacia el este. Hay que llevar cuidado y no pasarse para encontrar una senda que nos lleva en dirección a la Cueva Horadada, cuyo agujero en el techo vemos muy pronto. La senda nos lleva hasta las pinturas y desde aquí a la Cueva Horadada. Allí hemos observado los efectos de la erosión diferencial y las bonitas vistas.
Desde aquí nos hemos dirigido a las lomas rocosas, muy redondeadas que hay a la izquierda de la cueva. Hemos estado buscando unas inscripciones en la roca pero no las hemos visto. Hemos descendido hasta encontrar el camino que nos lleva en dirección a la capilla, en la umbría y dónde hemos observado los efectos de la erosión por gelifracción con esas típicas oquedades en forma de panal producidos por la erosión marina, ya que el mar invadió este monte en dos ocasiones. Hemos vuelto otra vez a las pinturas para terminar la ruta, esta vez sin que nos hayamos despistado o nos hayamos quedado encajonados en alguna cornisa rocosa, ya que esta es la tercera o cuarta vez que venimos al Arabí y siempre nos ha dado alguna sorpresa debido a su difícil orografía.

He utilizado para la reseña histórica el librico de mi primo Roque Martínez Abellán y de Antonio Conesa Álvarez titulado “Itinerario didáctico por el Monte Arabí”.

Web Monte Arabí

Como íbamos bien de tiempo nos hemos acercado a ver los restos arqueológicos del cercano Cerro de los Santos, ya en Montealegre del Castillo, pero la verdad es que no se ve nada.



3 comentarios:

diseñador dijo...

El monte Arabí es uno de los parajes natuarales mas bonitos de la región de Murcia, es una montaña que sorprende a cada paso, en cada rincón.
Si tienes oportunidad visitarla, os encantará.
http://rutasdeyecla.obolog.com/

3milio dijo...

Pues me ha resultado muy ilustrativo, tanto, que posiblemente mañana vaya por allí.
Agradezco vuestra ilustración y siento que vuestros consejos no sean mas leidos y respondidos por nosotros.
Saludos y gracias.
3mil.

3milio dijo...

Pues me ha resultado muy ilustrativo, tanto, que posiblemente mañana vaya por allí.
Agradezco vuestra ilustración y siento que vuestros consejos no sean mas leidos y respondidos por nosotros.
Saludos y gracias.
3mil.