viernes, 1 de agosto de 2008

Batería de Cabo Tiñoso (Castillitos)

Uno de los días de playa que he tenido este año en Bolnuevo (Mazarrón) me cogí el coche y fui a Cabo Tiñoso, un lugar con un encanto especial que ya he visitado en otras ocasiones y que en esta ocasión he decidido explorar más a fondo.

Situación: se accede a este bonito lugar desde la carretera que une la Azohía con Cartagena. Cogemos al poco de dejar la Azohía el desvío que sale a la derecha que pone “Campillo de Adentro” y seguimos toda la carretera hasta el final.
Desde la cima del cabo se contempla un paisaje espectacular, con mar a izquierda y derecha y la batería al centro. Se puede observar desde la Punta de los Aguilones (Escombreras) a Cabo de Gata.

La Batería: Lo que más llama la atención, es la Batería del ejército que en este lugar se encuentra y no precisamente en muy buenas condiciones, más de 200 metros de altura.

Estas instalaciones militares fueron construidas entre los años 1933 y 1936 como parte del Plan de defensa de 1926. Tiene bastantes construcciones en varios lugares, siendo su edificio central a imitación de un castillo medieval, y de ahí el nombre de Batería de “Castillitos”. Predomina en todos los edificios un claro estilo “Historicista” imitando construcciones medievales o de la época cásica. Está artillada con dos piezas Vickers de 38,1 cm capaces de lanzar un proyectil de casi una tonelada a unos 35.000 metros de distancia. Esto asegura la defensa de toda la costa de Cartagena. Además cuenta con otras dos piezas Vickers de 14,24 cm y un alcance de unos 21.000 metros.

Este nuevo material permitía a Cartagena contar con un despliegue más amplio, de Cabo Tińoso a Cabo Negrete, que podía evitar un bombardeo naval sobre la Base, al quedar bajo el fuego de nuestras baterías las unidades que tratarán de efectuarlo a menos de 35.000 metros, extremo que quedó ampliamente demostrado durante la Guerra Civil 1936-39.

Quedó fuera de servicio en 1994 y actualmente esta en un estado de abandono total. Parece ser que hay un plan de conservación o de recuperación, pero por lo visto o no ha empezado o hacen muy poco. Lo que si puedo decir es que todas las dependencias, a pesar de su abandono, se encuentran limpias.

Respecto a la propiedad de la batería, he leído en Internet que es del Ministerio de Defensa y no se ha cedido a la Comunidad Autónoma o al ayuntamiento de Cartagena todavía. Está declarado Bien de Interés Cultural.


Resumen: he estado andando por todo el recinto más de tres horas. He dejado el coche en la barrera que había a la entrada, con lo que también se alarga la marcha. También he bajado al faro, por el camino asfaltado, y al subir, he utilizado una senda zigzagueante que sale de la carretera y pasa por otras dependencias, e incluso un túnel.
Sirva el presente reportaje fotográfico para que conozcan el lugar y además como denuncia a las instancias que correspondan por el lamentable estado en el que se encuentran. Seguro estoy que si estas instalaciones estuvieran en otra comunidad autónoma como Cataluña o Valencia, ya lo habrían rehabilitado y destinado a cualquier uso turístico o social para disfrute de turistas y personas del lugar.

3 comentarios:

diego dijo...

12 meses he vivido en Castillitos era el operador de radio y en las maniobras estaba en el telemetro de las pieza Vicker la grande de la foto había dos bateria la 1 y la 2 al mando los capitanes D. Santiago Fernandez de la Fuente y Hernandez Francés y D. Nicolás Moscoso del Prado y Sardón y el jefe del grupo de baterias el comandante D. Manuel Martinez Pulido y el TCOL Mayor D. Fco Ariza Arroniz centralizado todo en el regimiento RAMIX6 de Cartagena. Si Dios quiera me gustaría volver a pisar esa tierra de buenos y malos momentos. Un saludo

harvey James dijo...

Cuándo fue que trabajaste alli?

Anónimo dijo...

Yo estuve allí en el 84, cuando el RAMIX 6 pasó a ser el 73 de AA.
Los Vickers eran 4 y eran 15 x 24, y los de 38,1 eran piezas que nadie se atrevia a utilizar por lo que había pasado unos años antes en Algeciras. Esta piezas eran tan viejas y tan potentes que podían estallar al dispararlas. De hecho, en Algeciras murieron varios artilleros.
Por lo demás, en el 84, estas baterias eran completamente inútiles en la era de los misiles. Pero su conservación aseguraba el pan de muchos ganapanes.
Entré en la mili con la intención de quedarme y hacer carrera entre hombres de honor y salí de la mili diciendo, JODER QUE TROPA.
Que no te hayan picado muchos chinches.
Salud, hermano de armas.

Cabo Llonch